sábado, 2 de junio de 2012

Alerta por sustancia química en el agua


El Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM) reportó la presencia de una sustancia química llamada geosmina en  el agua proveniente del Sistema Cutzamala,con lo cual pierde su propiedad de potable, al no ser incolora ni inodora, pues la sustancia provoca que tenga un olor descomunal.
La geosmina es una sustancia producida por la bacteria Streptomyces coelicolor, también conocida como bacteria de Albert, una cianobacteria (mal llamada algas verdeazuladas) que se encuentra en el suelo y  es perceptible, mayormente, cuando la tierra se humedece.
El director del SACM, Ramón Aguirre, en entrevista con Radio Red, señaló que recibieron reportes de que el agua desprendía un olor y sabor inusuales (“como a humedad”) en  las delegaciones Cuauhtémoc, Cuajimalpa, Benito Juárez y Magdalena Contreras.
“Ayer se hicieron revisiones debido con los comentarios que le llegaron al Jefe de Gobierno (Marcelo Ebrard), nosotros pensamos que no era una situación real, sin embargo ya se checó yse encontró que hay una sustancia, la geosmina, que proviene de algas y hongos que están en la presa Valle De Bravo”, confirmó el director.
Asimismo, aclaró que no hay riesgo para la salud, pero el agua no cumple con los requisitos de calidad, por lo que no es potable.
Llamó a la ciudadanía a no ingerir el agua a menos que sea hervida y refrigerada con un poco de rodajas de limón para eliminar el olor y sabor, sin embargo, ésta puede ser utilizada para las actividades normales del hogar.
“Los hongos desprenden esta sustancia que es muy difícil de quitar y el proceso de potabilización que hay en la planta de Berros que tiene a su cargo la Conagua que lleva a cabo coagulación, sedimentación y filtración no alcanza a quitar esta sustancia que es como un desprendimiento de olor de parte de los hongos por eso tiene olor a tierra y a musgo”, señaló Ramón Aguirre.
Puntualizó que se  va a implementar un proceso para purificar el agua a través de filtros de carbón activado, lo cual tomará un tiempo de  entre 72  y 96 horas.
Además, aclaró que es una situación cíclica, que se presentó hace 12 años, y que ahora esprovocada por las altas temperaturas que se han sentido en los últimos días, porque hay presencia de humedad y calor.

www.iberonat.com