sábado, 9 de junio de 2012

Hermanos unidos hasta la muerte


s padres de los turistas que protagonizaron un incidente de asesinato y suicidio el domingo, en el hotel Water Club, de Isla Verde, revelaron a los investigadores del caso que piensan que la tragedia ocurrió por lo unidos emocionalmente que eran los hermanos.


Kimberly Catherine, era una cajera desempleada de un negocio de lavar autos, se encontraba deprimida por una decepción amorosa. Su hermano, Thomas Bryan Radcliffe, de 32 años, atravesaba por una situación emocional similar, por lo que decidieron irse de vacaciones, con la ayuda económica de sus padres.El teniente Ricardo Haddock, sub director del CIC de Carolina, indicó que Thomas y Barbara Radcliffe, padres de los turistas, dijeron que piensan que uno de ellos manifestó sus intenciones de privarse de la vida y la otra le pidió que la matara porque no quería permanecer en este mundo sola.
El matrimonio llegó el miércoles a Puerto Rico para la identificación de los cadáveres, que se extendió durante dos horas aproximadamente, en el Instituto de Ciencias Forenses (ICF). Luego acudieron hasta la funeraria Villa Nevárez, en Río Piedras, donde hicieron los arreglos para su traslado hacia la Florida para sus exequias fúnebres.

La progenitora de las víctimas indicó a las autoridades que, a pesar de los problemas emocionales que tenían, sólo Kimberly recibía atención médica de un especialista.
A su hijo, Thomas, le había entregado un frasco con medicamentos que le habían recetado a ella. De hecho, en la habitación donde hallaron a las víctimas se ocupó el frasco con medicamentos recetados a Barbara.
“Ellos eran bien apegados, la teoría de ellos es que a lo mejor uno le manifestó al otro: ‘yo me voy a suicidar’ y el otro le dijo, ‘antes de hacerlo me matas porque no quiero vivir solo’. Eso los tomó por sorpresa, y que jamás pensaron que eso iba a suceder”, declaró Haddock.
Además, le confirmaron a los investigadores que las armas utilizadas, una pistola Glock modelo 23, calibre .40, con la serie KDW050, y la pistola KEL TEC, calibre .380, tenía la serie HBW16, le pertenecían a un amigo de Thomas que se suicidó hace varios meses, pero no sabían que las habían transportado hacia Puerto Rico.

“La autopsia es muy importante para ver como sucedió, porque ella tiene un tiro de contacto porque presenta una quemadura (abrasión)”, sostuvo el teniente.


http://www.iberonat.com