domingo, 3 de junio de 2012

Una suelta de 1.500 globos morados recuerda a los supervivientes de cáncer y a los problemas a los que se enfrentan


El Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC) ha organizado este domingo, frente al Hard Rock Cafe de Madrid, una suelta de 1.500 globos morados, el color que representa a los supervivientes de cáncer, en homenaje a las personas que consiguen superar esta enfermedad.
   En la concentración, convocada desde diversas plataformas digitales de GEPAC, han participado pacientes, familiares y amigos que, bajo el lema 'Queremos que el mensaje de los supervivientes llegue lejos', han aprovechado para exponer las dificultades y problemáticas a las que se enfrentan tras haber finalizado los tratamientos.
   Antes de la suelta de globos, cada persona ha escrito su mensaje en un tarjetón y lo ha atado a su globo. Entre los mensajes podían leerse reivindicaciones relacionadas con las principales barreras a las que se enfrenta este colectivo, como el miedo a que se reproduzca la enfermedad, la discriminación laboral o social, el impacto psíquico, físico y emocional que padecen una vez superado el tratamiento oncológico.
   Es la primera vez que en España se celebra el 'Día Nacional del Superviviente de Cáncer', una iniciativa que sigue la línea de la National Cancer Survivors Day Foundation, que lleva veinticinco años conmemorando este día en EEUU.

TOQUE DE ATENCIÓN

   Durante la concentración y como colofón a la celebración de este día, la presidenta de GEPAC, Begoña Barragán, ha leído un manifiesto con el objetivo de dar un toque de atención a los diferentes colectivos implicados en la recuperación, a todos los niveles y más allá del tratamiento, del superviviente de cáncer: los profesionales de la salud, las autoridades sanitarias, las empresas y la sociedad en general.
   Durante sus palabras, ha recordado que esta semana el Grupo Español de Pacientes de Cáncer ha comunicado el resultado de un estudio realizado entre 2.067 pacientes que ya habían terminado los tratamientos oncológicos que pone de manifiesto "la realidad de los supervivientes de cáncer a nivel físico, emocional, social, laboral y económico".
   Así, ha puesto ejemplos de supervivientes y de problemas con los que se encuentran a diario. Es el caso de Carlos, que ha tratado de renovar su permiso de conducir y que le exigían un certificado médico de su especialista que acreditase que estaba en condiciones físicas pese a hacer dos años que había terminado su tratamiento para el cáncer de próstata.
   Una vez presentado el certificado, sólo ha conseguido la renovación para tres años. "Carlos no podrá tener unos plazos de vigencia de su carnet en las mismas condiciones que otra persona hasta que no hayan transcurrido 5 años del final de su tratamiento", ha lamentado.
   Otro de los afectados, Luis, dice estar "cansado" de recibir llamadas de compañías aseguradoras privadas que tratan de venderle pólizas de seguros variadas y asegura "con tristeza que en el momento que cuenta que ha tenido cáncer termina cualquier posibilidad de contratación".
   Angélica volvió a su trabajo con ilusión después de pasar por quirófanos y tratamientos para su cáncer de mama, es secretaria de dirección y habla cuatro idiomas. "Su sorpresa fue mayúscula cuando se encontró en otro puesto de trabajo dentro de la compañía, le dijeron que así estaría más tranquila porque con tantos cambios físicos ella no se iba a sentir cómoda relacionándose con clientes distinguidos como hacía antes de tener cáncer", ha explicado.
   Otro de los mensajes que han recibido para lanzar hoy es el de 'Mi madre superó un cáncer de mama, pero mis padres se divorciaron poco después'. "Esto se ve lejano hasta que no te toca de forma directa", ha asegurado, al tiempo que ha explicado que el cáncer "es el detonante de muchas rupturas de pareja".

www.iberonat.com