sábado, 7 de julio de 2012

VIH-SIDA: Los vínculos con la planificación de la familia traerá beneficios






Los responsables de política de Etiopía, frente a una población en rápida expansión y aumento del número de infecciones por el VIH-Sida, decidió abordar ambos problemas juntos.
Se introdujo la planificación familiar en los programas de consejería y pruebas de que son una parte fundamental de la prevención del VIH-SIDA y el tratamiento.
Cuando las mujeres de asesoramiento sobre salud reproductiva o la inmunización de los niños, clínicas de planificación familiar también puede discutir la prueba del VIH y la prevención, en particular el uso del condón, así como la introducción de las mujeres embarazadas a los servicios materno-infantiles de prevención del VIH de transmisión.
VIH proveedores de servicios de prevención y tratamiento podía hablar con parejas VIH positivas acerca de cómo tener más hijos con seguridad, o cómo prevenir los embarazos no deseados.


"Hay un montón de espacio para la sinergia", dijo Christopher Purdy, vicepresidente ejecutivo de DKT International, que utiliza medios de comunicación social para mejorar el acceso a los productos de salud reproductiva y servicios en América Latina, África y Asia.

"Si una mujer joven quiere entrar en un ciclo de píldoras, que es un buen momento para hablar sobre el VIH-SIDA, y promover un método de barrera si tiene múltiples parejas", dice. "O si un joven tiene múltiples parejas, eso es un buen momento para hablar sobre la planificación familiar."
Los donantes internacionales reconocen la necesidad de más servicios integrados.
Directrices emitidas recientemente por el PEPFAR, el programa de EE.UU. para combatir el VIH-SIDA en el extranjero, apoyar la prestación por los centros de planificación familiar de asesoramiento y pruebas, referencias para la prevención de la transmisión de la transmisión maternoinfantil y la atención y tratamiento del VIH.
Las directrices del PEPFAR también apoyan la prestación de asesoramiento sobre planificación familiar y las referencias de los anticonceptivos para las mujeres en los programas de VIH.
Sin embargo, los expertos dicen que la retórica política de integración no siempre se corresponde con las prácticas sobre el terreno. El uso de la financiación de los anticonceptivos está incluso prohibido, en las directrices del PEPFAR, dice Heather Boonstra, asociado senior de políticas públicas en el Instituto Guttmacher, un grupo de políticas con sede en EEUU, en un trabajo de investigación. * Ella también dice que es más fácil para los profesionales de planificación familiar a añadir servicios relacionados al VIH que a la inversa.
"Una de las direcciones de la ecuación, que es la prueba del VIH en las clínicas de planificación familiar, es políticamente factible y que puede estar ocurriendo más", dice la Sra. Boonstra. "Lo que no ha sido tan frecuente es el asesoramiento en los programas de VIH con la salud reproductiva y planificación familiar."
En los EE.UU., parte de esto puede ser atribuido a las sensibilidades políticas y la resistencia conservadora a la expansión de los servicios de planificación familiar.
Sin embargo, los factores logísticos también entran en juego. Los asesores no pueden ser entrenados para tener conversaciones con las mujeres o las parejas sobre planificación familiar o no tener fuertes redes de referencia.
Prejuicios sociales y culturales también pueden obstaculizar la integración de la planificación familiar y los servicios de prevención del VIH y el tratamiento.
"Irónicamente, estos dos campos han tenido un tiempo difícil mirarse a los ojos", dice Purdy. "Gran parte de esto se centra en el hecho de que las vías de transmisión del VIH-drogas, sexo extra-marciales, el sexo comercial, los jóvenes que tienen relaciones sexuales -. Se cargan con las conductas que se consideran socialmente difícil"
Otra barrera es el estigma asociado a las enfermedades.
Las prioridades de financiamiento también se puede limitar lo que pueden hacer las organizaciones sobre el terreno.
"A veces, los fondos vienen con las etiquetas de algunos", dice Ade Fakoya, especialista en VIH-Sida en el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, una organización donante multilateral . "Así que si la financiación viene con una etiqueta de VIH, usted no puede proporcionar un servicio integral para la salud materna e infantil".
Sin embargo, todos coinciden en que estas barreras se deben superar, sobre todo porque el costo de montaje de la prestación de servicios de salud a nivel mundial. En este sentido, el ejemplo de Etiopía demuestra un gran potencial, ya que sólo la inversión incremental modesta fue requerido para integrar la planificación familiar en el VIH-SIDA.
Según la Organización Mundial de la Salud, el costo de una sola vez para la formación de Etiopía de planificación familiar era de $ 325 por alumno y los únicos gastos recurrentes importantes fueron las visitas periódicas de supervisión por Pathfinder International, una organización no gubernamental que participó en el programa - y ascendió éstos a sólo $ 1.562 al año por instalación.
Más allá de los costos, sin embargo, más amplios objetivos de política, tales como los Objetivos de Desarrollo del Milenio para reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna y combatir el VIH-SIDA, el paludismo y otras enfermedades, no pueden alcanzarse sin una mayor coordinación entre la planificación familiar y prevención de enfermedades programas.
"Todo el mundo acepta que no vamos a alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio 4, 5 y 6, a menos que tengamos una mejor integración", dice el Dr. Fakoya.


http://www.iberonat.com