miércoles, 30 de mayo de 2012

Acusan a ingenieros surcoreanos de ocultar un apagón en un reactor nuclear

 La Fiscalía de Corea del Sur presentó hoy cargos contra cinco ingenieros de la central nuclear de Gori en Busan (sureste) por presuntamente intentar encubrir un apagón que afectó a la unidad en febrero, informó hoy la agencia local Yonhap.
Los procuradores surcoreanos, que iniciaron a principios de abril una investigación tras revelarse que se había producido un corte eléctrico en la unidad de fusión en el reactor número 1, acusaron a un ingeniero jefe y otros cuatro ingenieros de violar las leyes sobre seguridad nuclear, indicaron a Yonhap los fiscales.
El reactor Gori-1 perdió el suministro eléctrico, básico para mantener la refrigeración de la unidad, durante 12 minutos durante una inspección de seguridad realizada el pasado 9 de febrero, incidente que fue encubierto durante más de un mes.
Según indicó hoy la Fiscalía, tras el corte eléctrico los cinco ingenieros presuntamente se reunieron en una sala de control principal y decidieron ocultar el incidente para evitar una posible acción disciplinaria.
En el momento del apagón también falló un generador diesel de emergencia, que no fue reparado hasta cuatro días después para presuntamente no levantar sospechas sobre el incidente.
Asimismo, un día después del corte eléctrico los acusados vaciaron el combustible nuclear del reactor a pesar de que el generador de emergencia estaba averiado, según la Fiscalía, que consideró este hecho una falta grave, producto de "una total falta de sensibilidad en materia de seguridad".
Los cinco ingenieros han quedado en libertad a la espera de que se celebre el juicio.
La central nuclear de Gori, la más antigua de Corea del Sur, permanece operativa desde 1978 y cuenta con cinco reactores.
En total, Corea del Sur tiene 21 reactores nucleares activos y siete más en construcción.
La seguridad de los reactores atómicos es objeto de vivo debate a raíz del accidente en la central japonesa de Fukushima, el peor desde el de Chernóbil y cuyas emisiones radiactivas obligan a más de 80.000 personas a seguir evacuadas de la zona de exclusión decretada en torno a la planta.
El terremoto y el tsunami del 11 de marzo de 2011 averiaron los sistemas eléctricos (incluidos los de emergencia) de tres de los reactores de la planta, cuyos núcleos, al quedar sin refrigeración las unidades, se fundieron parcialmente.
www.iberonat.com