sábado, 9 de junio de 2012

Avala Semarnat siembras transgénicas y se lava las manos


El 5 de junio de 2012, día mundial del medio ambiente, decenas de organizaciones y personas emplazaron a Juan Rafael Elvira Quesada, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), a que se comprometa a no firmar un permiso más para siembras experimentales, piloto o comerciales de cultivos transgénicos, lo cual es parte fundamental en el Cumplimiento de su obligación de respetar el derecho humano al medio ambiente sano.
Con el mensaje Elvira: queremos verte trabajar por un México sin transgénicos las organizaciones le dieron como plazo al funcionario una jornada laboral para hacer lo que no ha hecho en un sexenio: comprometerse con el campo mexicano y con el medio ambiente.
La Semarnat es la instancia que da la última palabra a las solicitudes de siembra de transgénicos mediante un dictamen vinculante, el cual debe ser acatado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa). 
Más tarde, la Semarnat respondió a las organizaciones con un comunicado de prensa en el que evade su responsabilidad en la aprobación de siembras de transgénicos en México, cuando está
documentado que la opinión de Semarnat es determinante para que apruebe las solicitudes de las empresas de biotecnología que impulsan este tipo de cultivos.
Las organizaciones señalaron que la Ley De Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (LBOGM) es clara: en su artículo 15, fracción I señala que es la Semarnat la instancia que emite un dictamen vinculante de bioseguridad y con base en éste es que Sagarpa puede emitir una resolución para dar permisos de siembras de transgénicos en el país.
Si Juan Rafael Elvira, titular de medio ambiente, no diera su aval, la Sagarpa no podría publicar el permiso para ninguna siembra de transgénicos, ya sea piloto, experimental o comercial. 
Elvira Quesada, desde hoy nombrado secretario Monsanto por las organizaciones, no puede evadir su responsabilidad respecto a la liberación al medio ambiente de cultivos transgénicos. Él es el responsable de la siembra de 35 permisos para soya, 191 para algodón, 17 para trigo y 158 para maíz genéticamente modificados ya que en cada evaluación que hace la secretaría a su cargo ha desestimado los riesgos e impactos al medio ambiente por la contaminación genética que provocan este tipo de cultivos.
Semarnat ha tenido la oportunidad de emitir dictámenes en sentido negativo tomando en cuenta las opiniones de sus órganos técnicos - el Instituto Nacional de Ecología  (INE), la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio)- y las descarta, cuando el reglamento interno de la Semarnat sí establece claramente que las opiniones de estas instancias deben ser tomadas en cuenta por la dependencia. 
Es decir: Semarnat conoce la ley, sabe que es lo que le estamos demandando como sociedad y a pesar de ello manipula la información en beneficio de las corporaciones. Las organizaciones señalaron que redoblarán esfuerzos para impedir que Semarnat continúe con la estrategia de aprobar más permisos en beneficio de empresas como Monsanto, Syngenta o Pionner, en perjuicio del medio ambiente y del campo mexicano. El día de hoy tuvo la oportunidad de revirar en su proceder ilegal, no lo hizo y tendrá que asumir las consecuencias de sus actos.  

Avala Semarnat siembras transgénicas y se lava las manos


http://www.iberonat.com