domingo, 3 de junio de 2012

Intoxicación de vecinos por el abonado


La intoxicación de varios vecinos de Moreira por la fermentación de un abono orgánico que creó una nube contaminante tuvo segunda parte la noche del viernes. Al mediodía habían acudido al lugar técnicos de Medio Rural, Medio Ambiente y Sanidade que tomaron muestras de los terrenos para comprobar si se exceden los niveles permitidos de metales pesados. Se acordó también analizar mañana lunes las aguas para descartar efectos contaminantes. Respecto a las afecciones sufridas por algunos vecinos, se llegó a la conclusión de que fueron provocadas por la exposición del abono al calor, quecausó su fermentación y generó ácido sufhídrico, letal en grandes concentraciones.
Tras levantarse acta de todo, el arrendatario de las parcelas entendió que, según el veredicto de los técnicos, procedía terminar de fresar el terreno incorporando el abono cuanto antes para evitar la generación de más gas. Por la tarde retomó los trabajos para finalizar el abonado. Sin embargo, algunos vecinos consideran que el abono no debería mezclarse con la tierra hasta tener los resultados de los análisis de las muestras y lo denunciaron en la Guardia Civil. El agricultor se presentó por la noche en el cuartel local con la copia del acta notarial levantada, explicando que todo está en regla y que el único problema con el abonado de las fincas fue precisamente el de retrasar la incorporación del fertilizante a la tierra. La Guardia Civil permitió la finalización de los trabajos, sin que se produjese mayor oposición por parte de los vecinos disconformes. Algunos destacaron ayer que son conscientes de que la exposición del abono al calor fue resultar perjudicial, pero expresaron su temor por la posible afección del abono a los manantiales.
El malentendido sobre el procedimiento a seguir con el abono que faltaba por extender se generó por un párrafo del acta notarial que hace referencia a que el arrendatario se comprometió con los vecinos a no incorporar el abono al terreno hasta que que se realizasen análisis. El arrendatario dice que el texto se refiere a lo que sucedió el martes, pero algunos vecinos creen que el compromiso era para no volver a tocar los terrenos hasta contar con los resultados de las muestras tomadas ayer. La Xunta analizará unas muestras en Mabegondo y los vecinos otras por cuenta propia.
En la zona existen plantaciones de cultivos ecológicos. Sin embargo, vecinos y productores descartan denunciar por ahora. Superado el susto de la «nube tóxica» prefieren actuar con cautela y esperar los resultados de los análisis del terreno y de las aguas.

www.iberonat.com