domingo, 17 de junio de 2012

La secuenciación genética permitiría controlar “súper bacterias”


 Un grupo de científicos empleó la tecnología de secuenciación genética para controlar un brote de la popular bacteria SARM en un estudio, lo que podría propiciar un tratamiento más presuroso y efectivo para una serie de enfermedades.
El trabajo se suma a un cuerpo de investigaciones sobre inigualables técnicas para diagnosticar enfermedades más vertiginozamente y en estadios más tempranos, y así permitir un tratamiento más eficaz y disminuir los pagos sanitarios.
Gran parte de esto se debe a la secuenciación genética enteramente completa, que permitió a los científicos identificar los marcadores genéticos de una serie de dolencias.
El SARM, o Staphylococcus Aureus resistente a la meticilina, es una infección bacteriana resistente a la medicación -o popular bacteria- y un trasendente enmarañamiento de salud pública.
Cuando se producen brotes de SARM en los hospitales, la bacteria puede propiciar el cierre de áreas enteramente completas y largas investigaciones.
El SARM causa la muerte de unas 19.000 personas al año solamente en Estados Unidos, e así mismo cuando la infección se trata con éxito puede duplicar la estancia en el hospital y, por lo tanto, agigantar los pagos de la atención médica.
Un cuadro de científicos del Instituto Sanger de Wellcome Trust, la Universidad de Cambridge y la compañía de secuenciación genética Illumina usó muestras de un brote de SARM de 2009 en una unidad de terapia intensiva neonatal para recrear y reaccionar a la infección como si fuera en tiempo real.
Los especialistas descubrieron que la secuenciación genética generó resultados alrededor de en 24 horas, utilizando la reciente tecnología de Illumina, y proporcionó información genética detallada.
El cuadro pudo identificar la cepa particular de SARM que causó el brote -y qué cepas no- lo aptamente presuroso como para comenzar el tratamiento y frenar el brote más rápidamente que con los procesos de evaluación clínica actuales.
“Creo que escasamente nos hallamos ante el principio de una explosión de evidencias que respaldan el uso de la secuenciación genética enteramente completa en la salud pública”, habló a Noticias de Salud Sharon Peacock, de la Universidad de Cambridge y directora del estudio.
Los especialistas reseñan que las técnicas actuales para analizar el SARM no proporcionan tantos detalles, por lo que son una pieza endeble para enfrentarse a un brote.
“La acción vertiginoza es esencial para controlar un brote sospechoso, aunque es igual de trasendente identificar las cepas no relacionadas para impedir cierres preventivos y otras acciones de control innecesarias”, habló Julian Parkhill, que trabajó en el estudio desde el Instituto Sanger.
Los investigadores estiman que este tipo de secuenciación genética vertiginoza podría en conclución conformar la base de un programa nacional o regional de control de infecciones diseñado para impedir los brotes de SARM, al mismo tiempo de poder utilizarse en infecciones como la salmonella o la E.coli.
No obstante, hay una serie de restricciones a eclipsar antes de que la técnica se retorne parte repeticiónria del control en los hospitales.
Peacock reseña que el siguiente paso es perfeccionar un programa que interprete los apuntes de manera que los galenos puedan comprenderlos y utilizarlos en el hospital.

http://www.iberonat.com