miércoles, 20 de junio de 2012

Se agotan las opciones para tratar la gonorrea

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un comunicado hace dos semanas. "Millones de personas aquejadas de gonorrea podrían quedarse sin opciones de tratamiento a menos que se adopten medidas sanitarias urgentes. Varios países −como Australia, Francia, Japón, Noruega, Reino Unido y Suecia− han notificado casos de resistencia de esta infección a las cefalosporinas, la clase de antibióticos que representa la última opción contra la gonorrea", detallaba la nota emitida desde la sede del organismo en Ginebra, Suiza. 
La gonorrea, o infección gonocóccica, es causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae. Se adquiere al momento de tener relaciones sexuales (vaginal, oral y anal) sin usar condón, o durante el parto. Si la madre tiene la infección, puede transmitírsela a su hijo por las secreciones presentes en el canal de parto, cuando tienen contacto con el bebé, explicó Ana Carvajal, infectóloga. 
La OMS recuerda en el comunicado que esa bacteria ya ha mostrado resistencia a antibióticos comunes como la penicilina, las tetraciclinas y las quinolonas. 
"La preocupación es que estas cepas también se están haciendo resistentes a las cefalosporinas, que es de última generación. El año pasado se describió la existencia de una cepa considerada superbacteria, en Japón, por la resistencia a múltiples antibióticos, pero ahora la OMS habla de otros países", señala Carvajal. 
Guías de tratamientos para las infecciones de transmisión sexual (ITS), del ente mundial, precisan que una sola dosis es suficiente para tratar la infección, por lo cual es sencillo el tratamiento. Sin embargo, "si la investigación y el desarrollo no se dirigen a obtener nuevos antibióticos, en poco tiempo nos quedaremos sin un tratamiento eficaz para los pacientes aquejados de esta infección", alerta la OMS. 
Francisco Vallery, presidente de la Sociedad Venezolana de Infectología, afirma que, en el país, la bacteria ha manifestado resistencia a los antibióticos tradicionales como la penicilina y ampicilina; en el caso de las cefalosporinas, la incidencia no es tan grave como en otros países ni tan común como ocurre con otras bacterias. Sin embargo, aclara que la Neisseria gonorrhoeae no es una bacteria a la cual se le ha hecho mucho seguimiento y falta actualización en cuanto a su farmacorresistencia.
"La gonorrea es una infección de transmisión sexual muy común, curable, en el caso de la cefalosporina basta con una sola dosis, pero ahora, en la medida en que se están usando antibióticos de manera irracional, para infecciones virales o de otro tipo que no requieren su uso, se está presentando este fenómeno de resistencia", expresa Vallery. 

Señales. Una secreción purulenta, verdosa o amarillenta, que arde, es el síntoma sobre el cual se debe estar alerta tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, ellos pueden detectarlo más fácilmente porque no es común que el pene tenga este tipo de secreción, detalla Vallery. 
Un alto porcentaje (según la OMS, 70%) de las mujeres tienen la infección asintomática, o también ocurre que al tener otro tipo de secreciones no nota el cambio y se lo considera normal. Si tiene ardor al orinar, aumenta el flujo vaginal y registra sangrados entre los períodos menstruales, debe acudir al médico. 
Vallery explica que al paciente se le suele dar tratamiento tras consultar el problema. Si no responde a las 48 horas, entonces se le hace un cultivo para precisar si la cepa presenta resistencia. Esos resultados se obtienen en 72 horas, a veces hasta cinco días; por ello, el tratamiento común y efectivo se indica cuanto antes. 
Como otras ITS, es prevenible. "Lo primordial es tener relaciones sexuales bien pensadas y no exponerse al riesgo, no estar con personas desconocidas, usuarios de drogas o trabajadoras sexuales, y siempre usar preservativo", recuerda el presidente de la SVI. 
millones de personas 
se infectan de gonorrea cada año según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud.
http://www.iberonat.com