sábado, 9 de junio de 2012

Importante la pesquisa por la muerte de bebés en el Pediátrico


scasez de personal de enfermería, administración inadecuada de antibióticos, dosis incorrectas y posibles problemas con las máquinas que utilizan para asistir a los pacientes son factores que ameritan investigarse como secuela de las cuatro muertes ocurridas en tan solo tres días en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal (UCIN) del Hospital Pediátrico Universitario, en Río Piedras.
Esta fue la recomendación del doctor Miguel Colón, presidente de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas, quien recalcó que la pesquisa ayudaría a revelar si los infantes realmente fueron contagiados por una bacteria o si murieron por causas relacionadas a complicaciones previas de salud, riesgos asociados a las condiciones con las que nacieron.
Según Colón, este tipo de investigación es el curso normal que los Comités de Control de Infecciones y de Manejo de Riesgos toman en los hospitales cuando ocurren situaciones como estas.
De acuerdo con el infectólogo, el contagio de infecciones nosocomiales (adquiridas en el hospital) son muy comunes y cada vez son más resistentes a los antibióticos.
Colón y el doctor Carlos Pérez, presidente de Pediatrics (compañía a cargo de diez Unidades de Cuidado Intensivo Neonatal en la Isla), coincidieron en que “los casos que llegan al Pediátrico son los más complicados, los que nadie quiere”.
“A todos nos ha pasado (un conglomerado de muertes de pacientes en un corto período). Lo que tienen que mirar es la mortalidad que (el Hospital, la UCIN) tuvieron en todo un mes”, dijo Colón.
El galeno recalcó que “en todos los hospitales hay bacterias”, pero que amerita que se investigue el cuadro de salud que ya tenían los bebés fallecidos.
“Hay que verificar si en los otros tres fines de semana no murió nadie, si nacieron más bebés prematuros ese mes... todo eso. Estoy seguro que están haciendo lo que tienen que hacer”, comentó Colón.
El secretario de Salud, Lorenzo González no respondió ayer a una solicitud de entrevista de este diario. Sin embargo, en Radio Isla, el funcionario indicó ayer que investigan la situación y que le harán autopsia a tres de los cuatro infantes.
El Nuevo Día supo que uno de los bebés aparentemente murió de “enterocolitis necrosante”, inflamación del intestino, condición muy común en bebés prematuros y que suele estar asociada a sepsis o infección.

http://www.iberonat.com