miércoles, 4 de julio de 2012

Arafat: la teoría de la intoxicación por reaparecer


Los periodistas han sido analizados en un laboratorio suizo varias pruebas biológicas: una mancha de sangre en una gorra de médicos, los rastros de orina en la ropa interior, el cabello, cepillos de dientes. Estos efectos personales fueron entregados a la esposa de Yasser Arafat después de su muerte por el personal de las fuerzas militares del hospital Percy, al sur de París, donde fue hospitalizado el líder.
"La conclusión es que hemos encontrado (nivel) de polonio significativo en estas muestras", dice en el documental François Bochud, director del Instituto de Física de Radiación de Lausana. La sustancia radiactiva se utilizó para asesinar al ex espía ruso Alexander Litvinenko, que murió en 2006 en Londres.

Los síntomas que no coinciden con

De repente cayó enfermo en su sede de Ramallah, Yasser Arafat había ingresado a la emergencia en Francia. Los cincuenta médicos que se turnaban a su lado no se ha especificado la razón exacta del deterioro repentino de la oficial de salud. Un terreno fértil para todas las teorías, entre ellos uno patrocinado por el envenenamiento de Israel .
El documental de Al-Jazeera no no se va, sin embargo. Los síntomas mencionados en los registros médicos de Yasser Arafat, de hecho, no se pegan con el envenenamiento de polonio. Única forma de confirmar o descartar definitivamente la posibilidad de envenenamiento: la exhumación del cadáver para tomar muestras. "Digging Arafat proporcionar una muestra de que debe tener una alta concentración de polonio que fue envenenado", dice el director del laboratorio suizo.
La viuda del líder palestino, Suha Arafat, le pedirá a la Autoridad Palestina para exhumar el cuerpo del difunto, que se encuentra en Ramallah, Cisjordania, con el fin de aclarar la causa de su muerte. "No tenemos mucho tiempo, la evidencia de la presencia de polonio desaparece" poco a poco, se dice en al-Jazeera.
Por su parte, las autoridades israelíes han respondido con ironía este documental. Según el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, "Si el ridículo matara, entonces esta historia sería el mayor culpable."

http://www.iberonat.com