miércoles, 4 de julio de 2012

Hígado donado por una niña salva a bebé de dos meses

La historia tenía todo para terminar mal. A kg bebé de dos meses, y 5 sufrió una hepatitis fulminante, una enfermedad del hígado que destruye y mata a más del 90% de los casos. Sólo un trasplante de emergencia podría salvar su vida. Y salvo.

En 48 horas, Arturo recibió un nuevo hígado. El órgano provino de una niña de siete años, St. Paul, que murió después de complicaciones de la meningitis bacteriana.

El caso de Arthur no tiene precedentes en el país. "Fue una situación muy grave y poco común, con muy pocos casos descritos en la literatura médica", dice Uenis Tannuri, Jefe del Departamento de Cirugía Pediátrica del Instituto de Hospital de Niños de SP, donde se produjo el trasplante.

En diez trasplantes de hígado, sólo uno se debe a una hepatitis fulminante, pero en los niños es aún más raro. La causa más común de este tipo de cirugía en los niños es la atresia biliar, una obstrucción congénita grave de las vías biliares.

Para José Medina Pestana, presidente de ABTO (Asociación Brasileña de Transplante de Órganos), el hecho de que, al parecer un niño de los donantes, en el momento adecuado para un receptor tan pequeño, es raro. "A veces tenemos el donante, pero no es el receptor ideal, o viceversa. Todo fue muy afortunado de haber coincidido".

El hígado donante tuvo que reducirse a un tercio de servir a la bebé. La operación duró diez horas e involucró a un equipo de cinco cirujanos y anestesistas tres. 
"Arthur respondió muy bien a la cirugía y el postoperatorio. Ahora la lucha es para que no haya rechazo del órgano trasplantado", dice Tannuri.


PESADILLA

Cuarenta días después del trasplante, el niño se está recuperando bien. "Estamos despertando de una pesadilla", un resumen de los padres, Elaine y Adalberto Cristofaro, Jaboticabal (estado de São Paulo).

Elaine dice que su hijo nació sano (3,3 kg y 47 cm) y sólo amamantado en el pecho. A los 40 días, sin embargo, empezó a tener diarrea frecuente. El pediatra sospecha de la intolerancia a la proteína de la leche y una infección intestinal. Recetan antibióticos, y dentro de dos días, el bebé parecía mejorar.

Pero después de la diarrea volvió, y él se puso muy enferma. Fue trasladado a un hospital de Ribeirão Preto y en la UCI. Allí, las enzimas hepáticas se han cambiado, y el fondo amarillento de los ojos,.

"La situación empeoró, hasta que nos enteramos de que el equipo médico:. '. El hígado le está parando de trabajar que la hepatitis fulminante" Él era todo amarillo y se hincha ", dice la madre.

No está claro qué causó la enfermedad de Arturo. El principal sospechoso es un problema metabólico.

HC se trasladó a Sao Paulo, el muchacho entró en la lista de espera para un hígado, que llegó en dos días.

"Fue el peor dolor que ha sentido alguna vez. Entregar a mi hijo en la puerta de la sala de operaciones sin saber si iba a verlo vivo de nuevo. Sabíamos que la situación era muy grave y que nunca había hecho un trasplante en esas condiciones".

La cirugía fue un éxito. "Regresó [del centro de cirugía] chico blanco, y se estaba recuperando muy bien. Un mes más tarde fue dado de alta."

El bebé todavía necesita un montón de exámenes y medicamentos para prevenir el rechazo del hígado trasplantado. El mes pasado, por ejemplo, tiene dos biopsias en el nuevo órgano.

"Pero mama bien, dormir bien, ni tampoco parece que pasó por todo eso. Rezo cada noche para la familia de la niña [hígado del donante]. Con este gesto, que trajeron a mi hijo."http://www.iberonat.com