sábado, 2 de junio de 2012

Alpiste el remedio para el colesterol



Excelente suplemento enzimático
Menospreciada como simple alimento para pájaros, la semilla de alpiste, sin ser alimento para
humanos, es una valiosa herramienta a favor de la plena salud, la alcalinidad y la depuración
corporal. El alpiste es antiséptico, antiinflamatorio, analgésico, adelgazante, enzimático, depurativo,
inmunoestimulante y antioxidante. Es recomendable para todas las personas, de cualquier edad y
condición. Dado su revestimiento coriáceo e indigesto, debemos consumirla en forma de leche
vegetal. Se puede conseguir en forrajerías, asegurándonos siempre que sea libre de agroquímicos y
aditivos usados en la alimentación de pájaros.
Debido a los grandes beneficios que obtienen las aves, científicos investigadores de la Universidad
Nacional Autónoma de México analizaron el poder del alpiste para humanos. Hallaron en esta
pequeña semilla buena cantidad de aminoácidos estables y una gran riqueza enzimática. Los
estudios confirman que el alpiste es una de las semillas más poderosas; su capacidad de recarga
enzimática es inmensa. Básicamente se trata de una inyección de vitalidad, a favor de la plena
salud, la alcalinidad y la depuración corporal.
El alpiste (phalaris canariensis), planta gramínea de la familia de las poáceas, es originaria del
Mediterráneo, pero se cultiva comercialmente en distintos lugares del mundo para alimentación de
pájaros domésticos. Antiguamente se usaba en alimentación humana y con su harina se hacía pan.
Las enzimas que proporciona el alpiste tienen un poder inmenso para desinflamar órganos,
particularmente hígado, riñones y páncreas.
El alpiste es un regenerador pancreático inmenso, siendo muy útil para los diabéticos. También
combate la cirrosis, al aumentar el conteo de hepatocitos y desinflamar al hígado. Por otra parte,
enriquece enzimáticamente los riñones, favoreciendo una saludable diuresis, por lo cual es también
útil contra la hipertensión. Además inhibe la reproducción de bacterias en las vías urinarias. Al
contener la enzima lipasa, el alpiste elimina rápidamente grasa del organismo, ya sea del sistema
circulatorio o simplemente de los depósitos corporales (cuerpo, cintura y caderas). Por eso es muy
recomendable en obesidad y genera beneficios como un promotor de corte y tonicidad muscular.
Asimismo contiene gran cantidad de antioxidantes, con los beneficios correspondientes.
La semilla de alpiste es indicada en hipercolesterolemia y prevención de arteriosclerosis. Es
diurético: útil en situaciones en las que se requiere un aumento de la diuresis, tales como afecciones
genitourinarias (cistitis), hiperazotemia (abundancia de sustancias nitrogenadas en la sangre),
hiperuricemia, gota, hipertensión arterial, edemas, sobrepeso acompañado de retención de líquidos,
gastritis y ulcus (úlcera, sobre todo úlcera del estomago). Es demulcente (emoliente, relaja y
ablanda las partes inflamadas). En Canarias (España), además de aperitivo se lo considera gran
remedio para los males de orina, piedras, riñón y vejiga, y también como refrescante para los
calores. También se utiliza externamente para eccemas.
En síntesis, se puede decir que el alpiste es antiséptico, antiinflamatorio, analgésico, adelgazante,
enzimático, depurativo, inmunoestimulante y antioxidante. Es recomendable para todas las
personas, de cualquier edad y condición, siempre que se use en forma moderada (no mas de 1 o 2
vasos al día). Tener en cuenta que no es un alimento (es un grano amiláceo, que se usa crudo), sino
un suplemento enzimático.
Forma de consumo
Sólo se trata de poner a remojar algunas cucharadas de alpiste (estimativamente unas siete
cucharadas soperas de semillas para obtener un litro de leche) durante 24 horas. Luego se desecha el
agua de remojo y se colocan las semillas remojadas en la licuadora. Se agrega un litro de agua
limpia y se licua bien. Después se cuela cuidadosamente con malla fina o filtro de lienzo, a fin de
eliminar su revestimiento indigesto. El resultado será una leche muy espumosa y de suave sabor. A
nivel preventivo, se puede tomar un gran vaso en ayunas y otro justo antes de dormir. En una
semana se advierten los resultados benéficos en el organismo. También se la puede tomar con las
comidas. Jamás agregar azúcar refinado, producto que destruye las enzimas y resulta demasiado
ácido (nada vivo sobrevive en la acidez del azúcar refinado). Si se desea endulzar, usar miel de
abejas o harina de algarroba.
Leche de alpiste saborizada
Remojar el alpiste 24 hs o incluso un poco más. De ese modo la semilla se hace más blanda y fácil
de trabajar. En un recipiente aparte, remojar semillas de cardamomo en muy poca cantidad de agua,
durante unas 8 horas. También se puede escaldar una ramita de canela y dejarla en remojo de igual
modo (con mayor cantidad de agua, pues solo se aprovechará el líquido en este caso). Luego de
enjuagar el alpiste remojado, se lo coloca en la licuadora con agua limpia, añadiendo un par de
granos de cardamomo remojado y un poco del líquido del remojo de la canela. Se licua bien y se
cuela dos veces, la segunda vez con un colador muy fino para evitar el polvillo resultante. De este
modo el sabor mejora y además se agregan las propiedades de la canela (antioxidante, adelgazante,
antiparasitario) y del cardamomo (regula el metabolismo, alivia hemorroides y problemas
digestivos).